Desafío, subversión, pensamiento crítico, explorar desde campos de conocimiento inusitados, imprimir el vértigo. Éste es el sello de las actividades que gestiona y propone el Centro de Exploración y Pensamiento Crítico (CEX) de la Universidad Iberoamericana, que busca la acción, “la movilización del ciudadano”. Creado en 2016, este centro cultural, cuya misión es “el otro desconocido”, ocupa desde 2018 la casa antigua ubicada en avenida Revolución 1291, al sur de la ciudad, y posee tres galerías, una caja negra, un patio central acondicionado para presentar artes escénicas al aire libre y diversos salones de trabajo. 

“El pensamiento crítico es una especie de ejercicio de la inteligencia para desafiar lo que está establecido y se nos presenta como inmutable. Queremos cultivar la mirada crítica, el pensamiento que discierne; no sólo como idea, sino como sensibilidad”, afirma Juan Carlos Henríquez en entrevista con Excélsior. El director del CEX explica que han apostado a distintos modos de inteligencia. “No sólo la argumentativa o racional, el debate de las ideas que se realiza en una conferencia, un coloquio o un panel; sino también la inteligencia de la sensibilidad, que brindan las formas estéticas, el arte. Y una tercera que quiere dar razón de cómo nos configuramos en nuestra subjetividad; es decir, tratamos de estar atentos y explorar la posibilidad de la subjetividad”.

Dr. Juan Carlos Henríquez Mendoza, S. J.

CEX en Revolucion

El resto del equipo

Cada uno especialista en su área, participante activo y fundamental de las otras en un proceso creativo anti disciplinario

Lorena Abrahamsohn Gestión
Alfonso EscuderoImagen
Estefanía Espinosa Operación
Ángel Aburto Implementación